Volver a Orientación Vocacional

TTP Producción Agropecuaria

Perfil profesional

Competencia General

El Técnico en Producción Agropecuaria deberá estar capacitado para realizar las operaciones o labores de las distintas fases de los procesos de producción vegetal y de producción animal con criterios de rentabilidad y sustentabilidad; realizar el mantenimiento primario y manejo de las instalaciones, máquinas, equipos y herramientas de la explotación agropecuaria; organizar y gestionar una explotación familiar o empresarial pequeña o mediana, en función de sus objetivos y recursos disponibles.

El Técnico debe poseer un dominio de saberes técnicos, prácticos y sociales complejos que exigen un acercamiento metodológico de trabajo y reflexión sistemática sobre la lógica de los procesos productivos básicos que se desarrollan en una explotación agropecuaria, en proyectos concretos de producción.

Justificación del perfil:

Los profundos cambios que tienen lugar en el agro argentino plantan al sector la necesidad de incrementar su productividad, adaptarse al cambio tecnológico, lograr mayor eficiencia en la gestión de la explotación e implementar estrategias asociativas que permitan la generación de economías de escala. El incremento de la rentabilidad requiere agregar valor a los productos, integrando etapas de procesamiento o elaboración y de comercialización de los productos primarios, permitiendo participar con éxito en los mercados de consumo intermedio y final.

Estas transformaciones requieren una creciente profesionalización, tanto en el manejo tecnológico de los procesos productivos como en la gestión de las explotaciones.

Considerando este escenario se ha diseñado el Trayecto Técnico Profesional en Producción Agropecuaria. 

Área ocupacional y ámbitos de desempeño:

El área ocupacional más importante para los Técnicos en Producción Agropecuaria es la explotación agropecuaria. En la misma podrá desempeñar distintas actividades o funciones relativas al manejo gerencial y de línea y al trabajo calificado, ya sea como productor (por cuenta propia o asociado a otros productores) o como personal contratado. El dominio de la producción agropecuaria en el espacio de la explotación permite al Técnico actuar en otros ámbitos, como el de las empresas agroindustriales, agrocomerciales y de servicios para la producción y en agencias gubernamentales y no gubernamentales de desarrollo que ejecutan acciones con productores agropecuarios; en estas últimas el Técnico podrá realizar actividades de asistencia a productores en aspectos técnicos y organizativos de la producción. 

Áreas de competencia:

Las cuatro grandes áreas de competencia, a las que se suman las transversales, definen el perfil profesional del Técnico en Producción Agropecuaria y permiten diseñar un trayecto técnico-profesional que garantice una formación común y básica con validez nacional. 

1. Organizar y gestionar una explotación agropecuaria familiar o empresarial pequeña o mediana. Estas competencias comprenden actividades de manejo gerencial y de línea, tales como planificar, orientar, ejecutar y evaluar proyectos productivos en función de criterios tanto económico-productivos como ecológicos y socioculturales; determinar requerimientos de infraestructura y equipamiento; adquirir y almacenar insumos y bienes de capital; aplicar la legislación contable, fiscal, laboral, agraria, de seguridad e higiene del trabajo y de protección del medio ambiente; comercializar los productos interviniendo eventualmente en grupos productivos, corporativos o comunitarios; informarse y actualizarse sobre la evolución tecnológica y económica del sector agropecuario. 

2. Mantener en uso, preparar y operar la maquinaria, equipos e instalaciones de la explotación agropecuaria. Estas competencias se orientan a garantizar la eficiencia y continuidad de los procesos productivos, manteniendo en adecuado uso la maquinaria, equipos e instalaciones de la explotación. El técnico estará en condiciones de realizar el mantenimiento primario de las máquinas y equipos y sus reparaciones más sencillas; de manejar las máquinas autopropulsadas, controlando los procesos operativos; de construir instalaciones y obras de infraestructura menores, así como de las instalaciones y obras de infraestructura y sus reparaciones más sencillas.

3. Realizar las operaciones o labores de producción vegetal. Estas competencias incluyen: preparar el suelo previo a la siembra o plantación de especies vegetales; realizar la siembra o implantación de las distintas especies; preparar y manejar almácigos; operar diferentes sistemas de riego y drenaje; instalar y manejar viveros; cuidar y proteger los cultivos; cosechar; acondicionar; almacenar y transportar los productos obtenidos, evaluando la calidad de los mismos de acuerdo a los requerimientos del mercado.

4. Realizar las operaciones de producción animal. Estas competencias incluyen: aplicar las diferentes técnicas de manejo de distintas especies animales, según categorías, fase productiva, características raciales y tipo de explotación; aplicar el plan sanitario de la explotación y las medidas de prevención; producir y suministrar alimentos, aplicando la estrategia de alimentación adecuada al tipo de explotación y fase productiva de los animales; realizar el acondicionamiento, comercialización y transporte de los productos obtenidos, evaluando la calidad de los mismos de acuerdo a los requerimientos del mercado.

El perfil del Técnico en Producción Agropecuaria incluye también competencias relacionadas con el modo de hacer y concebir el trabajo, tales como: entender la técnica, sus fundamentos científicos y las condiciones en que puede ser aplicada; observar y analizar situaciones, interpretando sus dimensiones económicas, políticas y culturales; comunicarse, atendiendo el "lugar social" y los intereses del que habla; construir redes de contacto entre los diversos actores; buscar, seleccionar y analizar informaciones; respetar y rescatar la cultura local y rural; participar en grupos y adaptarse a las nuevas situaciones; asumir con responsabilidad social el desempeño de sus actividades. 

Areas modulares:

La propuesta formativa se desarrolla a través de módulos, cada uno de los cuales garantiza la adquisición de capacidades específicas. Los módulos se agrupan en las siguientes áreas modulares: producción vegetal; producción animal; máquinas, equipos, implementos e instalaciones agropecuarias; industrialización en pequeña escala de productos alimenticio y organización y gestión de pequeñas y medianas explotaciones agropecuarias.

El Trayecto tiene una duración mínima de 1600 horas y una máxima de 1650, que se podrán cursar en tres años. La estructura modular está conformada por un mínimo de diez módulos, cinco de los cuales son comunes a todas las escuelas, en tanto que los cinco restantes se referirán a producciones particulares o de industrialización por los que opte la escuela, en función del contexto en que está inserta. Los cinco módulos comunes son: Producción de hortalizas; Producción de plantas en vivero; Organización y gestión de explotaciones agropecuarias; Máquinas, equipos e implementos agropecuarios e Instalaciones agropecuarias. De esta forma, la estructura propuesta es flexible, propiciando una formación con validez nacional que al mismo tiempo se sustente en procesos socioproductivos concretos. 

Certificaciones:

Los alumnos que completen el Trayecto y hayan finalizado la Educación Polimodal obtendrán el título de Técnico en Producción Agropecuaria. Asimismo, algunas instituciones podrán ofertar itinerarios formativos de frutihorticultura; ganadería bovina y ganadería porcina. Los alumnos que los cursen obtendrán su correspondiente certificación.

Volver a Orientación Vocacional