Volver a Editorial

Enseñando con Nuevas Tecnologías

La importancia de la incorporación de Internet a la educación

Es importante ahora y lo será en el futuro, pues Internet no es una moda pasajera: Internet llegó para quedarse. En el ámbito educativo, la red expande los recursos del aula haciendo accesibles materiales de estudio, consulta o diversión de cualquier parte del mundo. Internet hace dos cosas: acumula conocimiento y relaciona conocimiento. Lo hace como los libros, pero los mejora en cuanto que es capaz de relacionar ese conocimiento con otros y además es dinámico, no estático. En la educación usando Internet podemos ser consumidores de información producida por otros y también productores de conocimiento. La red es un espacio único y abierto para proponer ideas y proyectos, pues facilita las herramientas y medios necesarios y podemos publicar los resultados fácilmente.

El usar Internet en la educación beneficia a los estudiantes, porque:

Realmente, integrar Internet en los colegios y en cada Espacio Curricular es un desafío y una esperanza, porque no podemos quedarnos indiferentes ante el gran potencial que nos brinda la red.

Aspectos fundamentales que condicionan la elección de un recurso didáctico:

Hay que empezar por preguntarse:

Tras encontrarles la respuesta podemos comenzar.
Al empezar un proyecto didáctico con Internet hay que ver si disponemos del equipo necesario. Luego hay que ver cuanto tiempo de clase requerirá la práctica y si tendremos disponibilidad del aula de informática, o caso contrario, que disponibilidad tienen los alumnos para conectarse, ya sea en sus casas o en un cyber.

Como docente, a la hora de preparar unas clases en las que interviene Internet me tengo que preguntar:

Luego tengo que ver para qué quiero hacerlo. Una buena razón es que nuestros alumnos nos exigen constantemente que les expliquemos qué uso harán de lo que les estamos explicando, para qué sirve lo que han de aprender. Con aprendizajes interactivos en la red podemos darles ejemplos reales y concretos que les motiven a dedicar más tiempo a trabajar, comunicar y aprender.

El rol del profesor para aprovechar las Nuevas Tecnologías:

El docente debe facilitar y orientar al alumno en el aprovechamiento de Internet. Pienso que, como decía A. Graf, un maestro excelente es aquel que, enseñando poco, despierta en el alumno una gran sed de aprender.
La mera disponibilidad de gran cantidad de datos a través de Internet no nos asegura una mejor educación.
Por lo tanto, uno de los trabajos del profesor será estudiar y seleccionar lugares educativamente interesantes. La siguiente tarea será enseñar a los alumnos a navegar por los datos, pasando por la información, hasta llegar al conocimiento, que es lo realmente importante. Lo otro son medios para llegar al conocimiento.
Se pretende mediante las NTI (Nuevas Tecnologías de la Información) fomentar el aprendizaje de los alumnos y explotar a favor de la educación su habitual y masiva concurrencia a los Cyber, logrando que se interesen más por los espacios curriculares y con recursos que les agradan, obteniendo de esta manera mejores resultados, en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Cómo evaluamos educativamente un Sitio Web:

Una página Web es buena cuando ayuda al docente a enseñar lo que debe ser aprendido y a mejorar sus recursos y su capacidad de transmitir información. Cuando una página es buena la tecnología es un medio y no un fin. Lo que realmente importa de esa página es que logre los objetivos educativos que el docente se había planteado.
Cuando el Sitio Web está bien diseñado y cumple con mis objetivos educativos, con ciertas recomendaciones generales, puedo sugerirlo a mis alumnos para que lo exploren libremente.

Ventajas e inconvenientes de este recurso didáctico:

Ventajas:

Ventajas que ofrece al profesor:

Inconvenientes:

    En consecuencia se puede decir que será necesario el surgimiento por parte de las Ciencias de la Educación de nuevas destrezas, que guíen a los profesores quienes deberán de hacer frente a este nuevo reto educativo, que traerá consigo un cambio de forma pero no de fondo en el proceso de enseñanza/aprendizaje.

José Luis Molina Marticorena

Volver a Editorial